Los códigos QR y las grandes oportunidades que nos brindan

Desde el principio, en Enkartic nos han fascinado los códigos QR. Desde el principio, hemos creído en las posibilidades que  podían tener para hacer interactivas las campañas de marketing de nuestros clientes.

.

Sin embargo, el día que encontramos en el metro de Madrid un gran cartel anunciando una película de éxito, escaneamos su código QR y nos encontramos con que en nuestro smartphone se escaneaba exactamente el mismo cartel que teníamos delante de nuestras narices, pensamos: “Algo estamos haciendo mal las agencias”.

.

¿Quién quiere dedicar unos segundos de su vida a nuestra marca si no le ofrecemos nada nuevo? La respuesta parece clara, pero la realidad nos lleva a pensar que las ansias por utilizar un QR están cegando a muchas empresas y les lleva a realizar campañas como la que acabamos de describir.  Pero comencemos por el principio: qué es un código QR, cómo funciona, cómo y cuándo debes usarlo:

.

Un código QR es un código de barras bidimensional, cuya información está codificada dentro de un cuadrado con 3 puntos que permiten su escaneo. A diferencia de los códigos de barra convencionales, éstos permiten almacenar una gran cantidad de información alfanumérica y nos permiten una gran variedad de usos.

.

Los códigos QR se pueden leer de una manera muy sencilla gracias a múltiples aplicaciones gratuitas que, una vez descargadas en nuestro smartphone, utilizan la cámara de fotos de éste para escanear el código. La proliferación de estos teléfonos inteligentes, la gratuidad de la herramienta y la rapidez de lectura, convierten a estos códigos en una oportunidad de oro para las marcas, que, además, introducen en sus campañas de marketing una de las nuevas P’s del marketing, la participación del usuario.  No debemos olvidar que el coste para las marcas también es muy bajo, ya que la generación en sí de los códigos puede hacerse de manera gratuita. Detrás de esto, por supuesto, debe estar una buena estrategia de marketing, objetivos de campañas, medición de resultados…

.

La puesta en marcha de una campaña con códigos QR debe estar basada principalmente (y como hemos visto con el ejemplo previo) en ofrecer al usuario algo de valor. El usuario debe sentir que ha merecido la pena escanear el código, no debe sentirse defraudado. Además, esa información ofrecida debe ser relevante para el momento y lugar en el que se va a ofrecer. Por ejemplo, si el código se encuentra en una valla publicitaria en la calle, no será adecuado que el escaneo descargue un manual de uso en pdf, ya que el usuario no va a leerlo en ese momento.

.

Tan importante es el lugar en el que colocamos el código como el lugar al que llevamos al usuario tras la lectura. Podemos estar dando la información adecuada, pero si el lugar en el que se encuentra esa información no está optimizado para dispositivos móviles, nuestro esfuerzo no habrá servido de nada. Por ejemplo, un código QR en un escaparate de una tienda, nos lleva a la tienda online de la marca para poder comprar el producto. Perfecto, pero si la tienda online no está optimizada, el cliente no comprará.

.

Con esta herramienta de marketing, al igual que con el resto, la creatividad y la originalidad es muy importante. ¿Por qué quedarnos en páginas web o tiendas online? Aprovechemos las posibilidades de estos códigos para ofrecer vídeos making off, mensajes de voz en regalos, indicaciones gps…

.

Ya existen muchos artículos y muchos profesionales que hablan de la desaparición de los códigos QR. Si llegamos a verlo algún día, no será por las características de los códigos en sí, sino porque no hemos sabido sacarles el máximo provecho.

.

Nosotros aún creemos en la larga vida de estos códigos, ¿y tú?

.

Fuente: Tecnología PYME.

 

Compártelo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *