10 Claves para la Creatividad en Internet

¿Qué es la creatividad en Internet? ¿Cómo puedo ser creativo en el medio online? Y la pregunta que más nos interesa, ¿es diferente la creatividad offline y la online? Desde nuestro punto de vista, no y queremos demostrarlo con 10 claves para la creatividad en Internet.

Tanto en el entorno online como en el offline, la buena creatividad, la que funciona, no nace de la nada. En ambos escenarios es imprescindible conocer el producto y trabajar el briefing y el contrabriefing. Y en el mundo online, también, es necesario estar al día en las noticias, en las tendencias, en lo que hace la competencia…En definitiva, los procesos para generar ideas siguen siendo los mismos. Entonces, ¿qué debemos tener en cuenta cuando hablamos de creatividad en Internet? Aquí os mostramos algunas claves:

1. Sé interactivo. Haz que el usuario participe y se sienta implicado. Como en esta campaña de Iberostar que, aunque de hace varios años atrás, trabajaba perfectamente este punto, consiguiendo que los usuarios pudieran personalizar totalmente su viaje.

iberostar

2. Personaliza. Haz que se sientan únicos

3. Crea comunidad. Facilita que los usuarios se sientan identificados con ciertos valores y permíteles que compartan la experiencia.

4. Elige el formato adecuado. En Internet tienes múltiples opciones: vídeo, juego, red social, móvil…

5. Entretén al usuario. Haz que se divierta y le interese lo que cuentas o, simplemente, se irá. Seguro que recuerdas esta campaña de Tippex. Pincha en la imagen.

tippex

6. Fomenta la participación. Da voz a tus usuarios. Es la mejor manera de empatizar con tu marca.

7. Crea contenido. Cuenta una historia rica, con valores y expándela por la red.

8. Sé útil. Es la mejor manera de entrar a formar parte de la vida de tus clientes. Mira como ejemplo esta campaña de Fiat.

9. Comunica el beneficio. No olvides que estás vendiendo un producto, pero hazlo de una manera sorprendente.

10. Escucha al consumidor. Estáte atento a sus inquietudes, a sus movimientos y reacciona a tiempo.

Fuente:  Presentación  de Ezequiel Ruiz (Dtor. Creativo en Sra. Rushmore) para ESDEN.

La cultura se consume en el móvil

Cultura móvil

Dicen que cada vez se consume menos cultura. Desde luego, los recortes del gobierno no ayudan a cambiar la tendencia. Sin embargo, yo sigo viendo colas en algunos cines, salas de teatro llenas, librerías repletas de clientes… y cada vez que sales una oferta o un bono-cultura, la gente corre a conseguirlo. Personalmente, es el segundo año que llego tarde a comprar el bono-kultura del Gobierno Vasco. En pocas horas, está agotado.

Está claro, entonces, que ganas de consumir cultura no faltan y la oferta es amplia. ¿El problema es acaso el precio,  los formatos…?

La cultura es un producto muy especial, no es un negocio que pueda siempre tratarse como una mera mercancia porque siempre esconde algo más.  Esconde una intencionalidad, un gusto por descubrir mundos nuevos y, en general, los consumidores de cultura son clientes fieles. Vuelven a comprar otro libro, a ver otra película, a escuchar otro concierto… y vuelven muchas veces.

Es por ello, que quien consume cultura busca estar informado, contar con noticias que le mantengan al día sobre estrenos, lanzamientos, horarios… y hoy en día, la tecnología nos facilita este trabajo.

Si contamos con un negocio vinculado a la cultura, no tenemos excusas para estar cerca de nuestros usuarios y fidelizarlos al máximo. Estaremos ofreciendo un servicio adicional, pero no olvidemos que es un servicio que ya nos están pidiendo a gritos.

¿Qué herramientas 2.0 pueden ser beneficiosas para el mercado de la cultura?

Redes sociales: Probablemente sea la herramienta más conocida y con razón. Estamos hablando de empresas que se cuelan en nuestros momentos de ocio, que nos gusta compartir con nuestros amigos y que nos ayudan a planear nuestro tiempo libre. Estando dónde nuestros usuarios hablan de sus planes, conseguiremos entrar en ellos directamente. Facebook, Twitter, Tuenti… haciendo la elección acertada de redes llegaremos a un público objetivo dispuesto a escucharnos.

Geolocalización: Con el tiempo y el uso nos hemos dado cuenta de que a la gente le gusta contar dónde está, así que, ¿cómo no vamos a decir a nuestros amigos que estamos en el teatro de la ciudad escuchando al cantante de moda o cómo no les vamos a contar que con esta lluvia nos hemos quedado en casa leyendo un libro de aventuras que descubrimos en la librería del barrio?

Móvil: Hasta hace poco, lo novedoso era que no podíamos salir de casa sin el móvil. Hoy, dentro de casa tampoco nos separamos del móvil o de nuestra tableta. En los hogares, la televisión está pasando a un segundo plano y los dispositivos móviles están cobrando una importancia creciente. No podemos permitir que nuestra web no sea útil en esos dispositivos justo en el momento en qué están decidiendo el plan para la tarde. Correrán a los cines de al lado, que sí permitían comprar entradas online y que habían trabajado la usabilidad de su web en tablets.

Aplicaciones móviles: ¿Y si además podemos viajar las 24 horas del día en la mano de nuestros usuarios? Las aplicaciones nos permiten crear una fuerte imagen de marca y mejorar la fidelización. ¿Qué hacemos este fin de semana? Véamos que hay en el Teatro, que me he bajado la app. Podría ser perfectamente una conversación entre amigos. No tienen por qué buscar más opciones. Tu teatro les ofrece una buena programación y la tienen al alcance de la mano.

Publicidad online: Las oportunidades de publicitarse en la red son infinitas. ¿Por qué no buscar una web que hable de cultura y poner ahí mi oferta? Banners, publicidad en texto, publicidad en redes sociales, post patrocinados… Un estudio del mercado, de la competencia y de la rentabilidad nos dirán cuál es la mejor opción para nuestro negocio.

La cultura está en Internet desde sus comienzos y es ahí donde la gente busca y compra. Los tablones, las carteleras, los programas… son difíciles de tener a mano cuando más se les necesita. El móvil siempre está con nosotros y la conexión a Internet en la próxima esquina. Lo están pidiendo.

Si no sabes por dónde empezar, busca un buen profesional que te ayude.

10 pasos para crear tu campaña en Google Adwords

Google Adwords

¿Crear una campaña en Adwords?  “Eso está “tirado”. Pongo un montón de palabras, escribo un par de anuncios, lanzo las pujas y espero a que los usuarios hagan click y lleguen a mi página web”.

¿Estás seguro? Normalmente, nada suele ser tan fácil como parece a simple vista y tratándose de Google, mucho menos.  Cuando hablamos de Adwords,  hablamos de dinero y, en la mayoría de los casos, de mucho dinero, así que ¿seguro que un par de configuraciones y esperar será suficiente para rentabilizar una campaña en Google Adwords?

Claro que no.  El marketing se basa en estrategias, en técnicas pensadas y vueltas a pensar. Adwords no podía ser menos y antes de crear una campaña con esta herramienta deberemos saber qué es lo que queremos conseguir con ella: ventas, información, datos personales, visitas…  y de quién lo queremos (público objetivo). Una vez lo tengamos claro, deberemos configurar la campaña siguiendo estos pasos:

    1. Crea la campaña: Si ya tienes una cuenta con Google, entra en Adwords con tus claves. Sino, deberás creartela primero. Una vez dentro, pincha en “crea tu primera campaña” y configura las primeras opciones: zona horaria, idioma, nombre de la campaña, dispositivos…

     2. Estructura el contenido de la campaña en grupos de anuncios:  Cada grupo de anuncios representa cada producto, línea de negocio o servicio que quieres anunciar. Piénsalo muy bien porque cada grupo tendrá unas características propias que todo lo que esté dentro del grupo debe compartir.

     3. Define las palabras clave: Debes elegir las palabras clave con las que los usuarios buscarán tus productos. Cada grupo de anuncios tendrá sus palabras clave y éstas no deberían repetirse en varios grupos de anuncio (de ahí la necesidad de estructurar bien los grupos). Piensa cómo buscan los usuarios tus productos y qué búsquedas quieres que se asocien a tus servicios. También puedes definir palabras clave negativas; palabras con las que no quieres mostrar tus anuncios. Google nos proporciona algunas herramientas para ayudarnos a definir las palabras clave.

     4. Crea los anuncios: En cada grupo de anuncios puedes crear todos los anuncios que te interesen con el fin de descubrir cuál funciona mejor, con cuál consigues mejor tus objetivos. Muchas veces, la diferencia entre anuncios es tan sólo una palabra.

     5. Diseña la página de destino: ¿Dónde quieres que lleguen los usuarios que hagan click en tu anuncio? Lo ideal es que lleguen a una página en la que puedan cumplir fácilmente el objetivo que tú te has fijado: rellenar un formulario, insertar un producto en el carrito de la compra, enviar un email…

     6. Establece el presupuesto: Tú eliges lo que quieres gastarte. Fija cuánto dinero vas a gastar al día. Google te cobrará sólo el gasto real, que puede ser menor que tu límite diario.

     7. Puja: Dedice cuánto quieres pagar por cada click que hagan en tus anuncios. Cada palabra clave puede tener un precio diferente.

     8. Realiza un seguimiento de las conversiones: Una conversión es el hecho de que un usuario realice lo que tú quieres. Por ejemplo: si alguien rellena el formulario de tu web, estás consiguiendo una conversión (siempre y cuando tu objetivo de la campaña sea lograr información a través del formulario). Configura el seguimiento de las conversiones para saber cuántos de los usuarios que hacen click en tu anuncio, cumplen el objetivo.

      9. Interpreta los datos:  Tu campaña comenzará a funcionar casi en el mismo momento en el que tú la habilites. Observa cómo se comporta e interpreta los datos: número de impresiones, número de clicks, posición del anuncio, coste, conversiones…

     10. Optimiza la campaña: Con las conclusiones que has sacado de la interpretación de datos, modifica la configuración de tu campaña para conseguir mejores resultados: añade palabras clave nuevas, elimina las que no te funcionan, cambia las pujas, crea anuncios nuevos, mejora tu página de destino… y nunca dejes de interpretar y optimizar!

Google Adwords puede convertirse en una máquina de consumir dinero. Observa y controla tu campaña a diario si no quieres llevarte sorpresas.